Una divertida visita relámpago a Nueva York

De todas las ciudades del mundo, es difícil encontrar una que sea más divertida y emocionante que Nueva York, y resulta difícil elegir una de los millones de opciones turísticas que ofrece. Las buenas noticias son que es posible encontrar verdaderas maravillas gastronómicas, llenar la maleta de regalos y visitar algunos de los lugares más famosos. Todo ello en pocos días.

 

Paraíso gastronómico

Si está haciendo una visita relámpago, es buena idea realizar las reservaciones antes de llegar a Nueva York. Nunca le faltarán opciones de buena comida en Nueva York y siempre podrá probar los platillos delicatesen, disfrutar de sushi o de “pulled noodles” en Chinatown o de las típicas hamburguesas. Visite alguna tienda de deliciosos “cupcakes”, pastelitos rellenos con forma de taza, para probar dulces maravillosos del tamaño de un bocado.

 

Compre hasta caer rendido

Los neoyorquinos saben muy bien cómo comprar y, lo que es más importante, ofrecen el servicio de compras perfecto. Soho y East Village son barrios geniales para descubrir tiendas boutique pequeñas y costura extravagante. Si tiene especial interés en las tiendas de escaparates, diríjase directamente a la Quinta Avenida para recorrer las grandes tiendas de renombre internacional. A los buscadores de gangas y amantes de las antigüedades les encantará la Feria de Antigüedades Annex y los mercados Flea Market y GreenFlea, abiertos y con ofertas todos los fines de semana.

 

Arte inteligente y aires de otoño

Aunque se quedara un año en Nueva York, probablemente no podría ver todos los museos y exposiciones que desea. Algunos destacan como imprescindibles. Por ejemplo, el edificio del MOMA ocupa casi 60,000 m2 y es una obra de arte por sí mismo, además, la entrada es gratuita los viernes por la tarde. El Guggenheim es admirable desde cualquier ángulo y la galería Frick, a pesar de ser más pequeña que otras de la ciudad, tiene una colección de piezas fantásticas.

Afortunadamente, todos los espacios mencionados se encuentran en el centro de la ciudad y cerca de Central Park. Esto le brinda una excelente oportunidad de salir a tomar un poco de aire invernal y sentir la clásica atmósfera neoyorquina.

 

Fin de semana con hielo o en la terraza

Hay mucho que hacer durante el día en Nueva York, pero no se olvide que se trata de una de las pocas ciudades con fiesta las 24 horas. Los cocteles son la bebida característica de las noches de fiesta en la ciudad. Vaya al corazón de la Gran Manzana para los locales más famosos o, si lo prefiere, a locales más pequeños en el Soho o East Village y déjese aconsejar por quien atiende en los bares. Seguro que le prepararán algo especial.

 

Quienes deseen pasar un buen rato en Nueva York también pueden obtener ventajas adicionales. Los titulares suelen disfrutar de créditos diferidos y de puntos canjeables por premios si pagan su viaje con una tarjeta de crédito. Disfrute Nueva York.

Imagen de © Donald SwartzSimilar Posts:

Otros lectores también visitaron estos artículos