Cómo elegir imágenes para tu web

Debes hacer fotos profesionales

Muchas personas creen que hacen buenas fotos, sobre todo ahora que las cámaras de los móviles son de tan alta calidad, pero no es así. Puede ser una buena foto, pero no es apropiada para un sitio web. Puede ser una buena foto, pero no es apropiada para un sitio web. Las imágenes rara vez serán como tu esperas si la persona que las toma no tiene experiencia en fotografía, especialmente en fotografía online. 

También, toma imágenes del negocio, tanto del interior como del exterior. Esto te dará una biblioteca de fotografías para utilizar en las redes sociales, los materiales impresos y otros lugares.

Imágenes de alta calidad y realistas

Hay diferentes estilos en el mundo de las fotos para la web, y muchas personas creen que, como están pagando por la imagen, elegirán la más inusual, lo que rara vez funciona. Porque este tipo de fotografías están muy editadas o exageradas y carecen de un aspecto profesional.

Aunque mucha gente las utilice, las imágenes de personas que posan sonriendo y mirando a la cámara no suelen parecer naturales.

Cuando los consumidores encantados son los que proporcionan las fotografías, una foto más amateur está a veces bastante justificada. Estas fotos son auténticas y dignas de confianza.

Ten en cuenta el encuadre y la orientación

La orientación de la imagen es fundamental; muchas fotos verticales, por ejemplo, no caben en un sitio web, ya que las imágenes deben estar hechas para pantallas de ordenador horizontales. Las fotos verticales no encajan adecuadamente en los teléfonos móviles o las tabletas porque el usuario debe deslizarse mucho hacia abajo para ver la imagen, lo que resulta incómodo.

Todas tus fotos deben estar optimizadas

Con frecuencia son fotos las que provocan la ralentización de la web, haciendo que un porcentaje importante de los usuarios que la visitan, la abandonen antes de realizar cualquier acción. Esto ocurre porque las fotografías son grandes y tardan mucho en cargarse.

Es fundamental asegurarse de que cada imagen de la web no supere los 200kb para optimizar las imágenes correctamente. Existen soluciones en Internet para reducir el tamaño de las fotografías sin sacrificar la calidad.